lunes, 20 de agosto de 2012

EDITORIAL: Balance de los trabajos de la LXI Legislatura


El contexto nacional en que se desarrolló la actividad legislativa, y las estrategias seguidas por los diversos grupos parlamentarios.
Domingo, 19 de agosto de 2012 | 11:28

Por Carlos Alberto Pérez Cuevas @carlosPereznz 
Coordinador GPPAN Cámara de Diputados 

Un breve balance de los trabajos del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional de la LXI Legislatura, implica anotar, en un primer momento, dos aspectos: El contexto nacional en que se desarrolló la actividad legislativa, y las estrategias seguidas por los diversos grupos parlamentarios. 

El CONTEXTO NACIONAL. 

Entre los grandes temas de la agenda pública del año 2009 se encontraban; 1. La lucha contra del crimen y la delincuencia organizada, 2. La grave crisis económica internacional y sus repercusiones en nuestro país, 3. El perfeccionamiento de las instituciones encargadas de administrar e impartir justicia así como su marco normativo, 4. El fortalecimiento de las leyes y las instituciones de seguridad pública, 5. Garantizar apoyo puntual y trascendente a los sectores sociales más desprotegidos, y 6. La realización del proceso electoral en el año 2012 para la Presidencia de la República. 

Todo esto conformó un mosaico de grandes retos y oportunidades para la acción legislativa madura y de grandes alcances. En este sentido, el grupo parlamentario del PAN arrancó su participación registrando una ambiciosa Agenda Legislativa con perspectiva de tres años, que sirviera al igual como marco de referencia y como compromiso para un trabajo parlamentario serio y productivo. 

Antes de rendir protesta constitucional, los diputados federales del PAN asumimos que, si bien no teníamos la mayoría, actuaríamos con la responsabilidad, el espíritu y la convicción profunda de ser la bancada del Partido en el Gobierno; definimos apegarnos a los principios doctrinarios de nuestro partido y trabajar produciendo iniciativas que atendieran a los problemas estructurales del país y al perfeccionamiento del orden jurídico, adoptar una actitud proclive al diálogo y que convocara al resto de los diputados a actuar responsablemente durante la Legislatura. 

Nuestra propuesta de Reformas Estructurales nace de la noción de que México necesita un crecimiento económico sostenido, generando empleos, bienes y servicios que impliquen un mejor nivel de vida para el conjunto de la sociedad, y a la vez, profundizar el régimen político de democracia plena iniciado en el año 2 000, dotando a la ciudadanía de más y mejores mecanismos de participación en la vida política y en las decisiones de las políticas públicas. 

Estas Reformas Estructurales las establecimos en los siguientes campos; La Reforma Laboral, la Reforma Energética, la Reforma Política y la Reforma Hacendaria. 

CONTRA LA PARALISIS Y EL BOICOT 

Las elecciones del año 2009 en donde se eligieron diputados para la LXI Legislatura determinaron una nueva configuración de los grupos parlamentarios. Acción Nacional vio disminuido su número de diputados en un 31 por ciento, mientras que el PRI aumento en un 124 por ciento, para quedar nuestro grupo parlamentario con 142 integrantes y el de ellos con 238. 

Esto trajo consigo una actitud autoritaria e irresponsable por parte de ese partido, ya que antepuso sus intereses partidarios a los intereses y necesidades del conjunto del país. El bloque mayoritario conformado por el PRI y el PVEM, al cual se sumaron en no pocas ocasiones el resto de fuerzas opositoras, decidió conforme a sus intereses la secuencia de los turnos de los Grupos Parlamentarios en las presidencias de la Junta de Coordinación Política y de la Mesa Directiva; se reservaron intencionalmente las presidencias de las comisiones que les permitieron ejercer presión política sobre el gobierno federal; definieron la temática de la agenda y el debate parlamentario empleando frecuentemente criterios excluyentes, sometiendo con ello la discusión de muchos asuntos a sus intereses electorales partidistas. En la práctica se buscó una parálisis legislativa. 

Esta actitud tuvo su complemento con aquellas acciones de otros grupos parlamentarios encaminadas a boicotear la aprobación de acuerdos trascendentales con las llamadas “Toma de la Tribuna”. 

Mientras el país vivía momentos cruciales, el PRI retrazaba el trabajo parlamentario conforme a sus intereses. Así, retrazó por más de un año la designación de los consejeros electorales del Instituto Federal Electoral, porque el binomio PRI-PVEM quería asignarse la designación de dos de ellos. Otro ejemplo de esta actitud, fue cuando el Presidente Felipe Calderón dio a conocer que presentaría una iniciativa de reforma política y que la turnaría al Senado de la República, varios diputados priístas se apresuraron a descalificarla como una propuesta “autoritaria”, sin importar que ignoraran los detalles de su contenido. Así actuó la mayoría opositora: las iniciativas muchas veces se rechazaron simplemente por su origen y no se analizaron en función de sus méritos propios. 

Un capítulo que manchó a esta Legislatura fue el operativo realizado por los diputados del PRD para introducir encajuelado al perredista Julio César Godoy Toscano y obligar al pleno a tomarle la protesta como diputado, a pesar de las acusaciones en su contra por tener nexos con el crimen organizado. 

Ante estas situaciones de parálisis o boicot, el Grupo Parlamentario del PAN mantuvo siempre su determinación de responder a los ciudadanos el mandato que se nos había dado; de preservar el orden constitucional, cumplir con las atribuciones de la Cámara de Diputados, cumplir adecuadamente con la aprobación de los presupuestos y lograr que el imaginario opositor no pasara de la palabrería envalentonada a la transgresión de la vida institucional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada